Los semáforos son uno de esos objetos que conforman el paisaje urbano, que damos por supuestos y sobre los que nunca nos preguntamos nada (más allá de si están estropeados cuando nos paran mucho tiempo en rojo). Pero ¿desde cuándo existen? ¿cuál fue el primer semáforo de la historia? ¿a quién se le ocurrió la idea? En el Libro Guinness de los Records nos encontramos con la respuesta: el primer semáforo de la historia se instaló en Londres en 1868.

Por supuesto, no era un semáforo tal y como lo entendemos ahora, aunque su misión era exactamente la misma: controlar y hacer fluir mejor el tráfico, en este caso en la intersección entre Great George Street y Bridge Street, donde se veían situaciones ciertamente caóticas (entre carruajes, claro). Así, el 9 de diciembre de 1868, los londinenses que pasaban por ahí se encontraron con la señal.

Se trataba de un poste vertical con dos brazos: cuando estos se levantaban y se situaban a 90 grados del poste, el tráfico estaba parado. Cuando estaban a 45 grados, los coches podían continuar. El diseño, inspirado en las señales ferroviarias y en los gestos que hacían los guardias de tráfico, incluía además unas luces rojas y verdes para que se viera de noche. No era automático y necesitaba ser controlado siempre por un operario.

Y estas luces fueron precisamente las responsables de que el primer semáforo durase menos de un mes: funcionaban con gas. El 2 de enero de 1869, tras tres semanas en funcionamiento, una válvula defectuosa que originó una fuga de gas que provocó una explosión. El policía que estaba operando las señales sufrió fuertes quemaduras en la cara (hay versiones que dicen que murió en la explosión), por lo que se concluyó que el artefacto no era muy seguro y se retiró.

Semáforo en Estados Unidos

Uno de los primeros semáforos en Estados Unidos

Londres no volvió a tener un semáforo hasta 1929, ya sin ser un experimento ni en absoluto pioneros: en Estados Unidos llevaban ya buena parte de lo que iba de siglo utilizando semáforos eléctricos (mucho más seguros).

Un gran avance tecnológico del siglo XX que siempre se olvida… pero, si las calles y carreteras son ya caóticas tal como están, ¿cómo serían si no hubiese ningún sistema de regulación como un semáforo?

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.