Foto (CC) Liz West

La dificultad para encontrar aparcamiento o huecos libres en la calle para dejar el coche en buena parte de las ciudades y zonas urbanas es uno de esos problemas que hasta ahora la tecnología no ha logrado resolver; ni siquiera aliviar. Y eso a pesar de que «dar vueltas buscando aparcamiento» consume tiempo y combustible y empeora el tráfico y el ánimo de los conductores.

Y eso a pesar de que hay numerosas propuestas para facilitar a los conductores la tarea de encontrar sitio para aparcar. Algunas son tan simples como usar globos; otras algo utópicas, como la reserva de plaza; y la mayoría poco prácticas porque dependen de la instalación de sensores en las calles y en las zonas de aparcamiento.

Sin embargo recientemente investigadores taiwaneses han desarrollado una idea que en el futuro podría propiciar un servicio que resuelva la dificultad para encontrar aparcamiento, pero sin necesidad de instalar sensores en las calles y de forma casi invisible para los conductores; usando únicamente el teléfono móvil de éstos.

La aplicación utiliza sólo los sensores del teléfono móvil para conocer cuándo se está circulando en coche y cuándo se está caminando, una distinción que ya hoy son capaces de hacer numerosas aplicaciones para medir la actividad física diaria.

Las aplicaciones móviles que miden la actividad física pueden distinguir cuando se camina, se corre o cuando se utiliza algún tipo de transporte, como el coche. De este modo el teléfono puede saber cuándo y dónde (por la señal GPS) se ha ocupado una plaza de aparcamiento y del mismo modo sabe cuando queda libre.

De este modo cuando el usuario pasa de conducir a caminar la aplicación reconoce que ha aparcado el coche y sabe dónde con una precisión inferior a medio metro. Además la aplicación memoriza el recorrido inicial que sigue el conductor cuando se aleja del coche.

Cuando el usuario realiza la acción contraria, cuando deja de caminar y empieza a conducir desde el mismo punto en el que había dejado el coche, la aplicación puede notificar a otros conductores que ese espacio de aparcamiento ha quedado libre. Incluso si la aplicación reconoce el recorrido de vuelta al coche que hace el usuario caminando puede prever que ese coche probablemente vaya a marcharse y avisar a otros conductores sobre la posibilidad de que ese sitio quede libre en breve.

El método desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Cheng Kung no requiere la instalación de sensores ni la participación activa de los usuarios, sino que se basa en la colaboración colectiva. Es decir, necesita que la mayoría o una buena parte de los conductores hagan uso de esa aplicación, de modo que ésta pueda captar los datos que necesita el sistema para determinar los espacios de aparcamiento que se ocupan y los que se quedan libres.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.