Este vídeo lo grabó con su dashcam o cámara de salpicadero un conductor que hace unos días circulaba por una autopista del estado de Massachusetts.

En él se registra el momento en el que su coche se ve alcanzado por un trozo de hielo que se desprende del techo del vehículo que le precede. El golpe rompe el parabrisas y causa otros daños menores en su vehículo.

Afortunadamente el incidente no pasó de ahí. Pero la ocasión sirve como recordatorio de la importancia que tiene para la seguridad limpiar bien la nieve y el hielo que se ha depositado sobre el coche; antes de iniciar la marcha, sin considerar si hace demasiado frío para pararse a quitarla o que da igual porque «es sólo nieve» y se caerá sola por el camino.

La limpieza de la nieve o hielo no debe limitarse sólo a los faros, el parabrisas, los pilotos, ventanas y ventanillas —que es lo que se limpia habitualmente— sino que debe abarcar la totalidad de la superficie del vehículo. Tanto si está cubierto de hielo, de nieve dura o de nieve blanda o en polvo: una aparentemente inofensiva y bucólica capa de nieve puede helarse rápidamente una vez el coche comienza a circular y volverse dura y resultar peligrosa, como en el caso del vídeo.

Para limpiar la nieve de la superficie del coche hay dos opciones: o con un cepillo de espuma o con la mano. Utilizar artilugios como escobas de esparto, cepillos de nailon, fregonas o palas puede causar daños de diversa consideración en la chapa y en la pintura del coche — desde pequeñas rayas inicialmente invisibles pero que se harán evidentes en cuanto salga el sol y hasta rayones más profundos y evidente que incluso harán saltar la pintura.

El rascador de hielo tampoco debe utilizarse en las partes metálicas del coche —aunque tenga un perfil de goma flexible, precisamente por ser goma flexible— y su aplicación debe limitarse a las superficies de cristal — lo cual excluye los faros y pilotos del coche que suelen ser de plástico.

El método que resulta más sencillo y más seguro para el coche es utilizar los brazos y las manos, preferiblemente mientras vistamos ropa impermeable y guantes de trabajo o de cuero, pero siempre sin elementos metálicos como arandelas, cierres o cremalleras.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.