Es evidente que no es lo mismo tener 65 años que 25, que todo en la vida, aunque no nos demos cuenta, lo vemos un poco a través del prisma de la edad. El cuerpo cambia y también la mente, buscamos cosas distintas, nuestras opiniones van evolucionando, y la forma en la que nos enfrentamos al mundo. Una de las actividades en las que esta diferencia queda clara es la de viajar. 

InterContinental Hotels Group (IHG) acaba de lanzar un informe en el que busca ver cómo difieren las actitudes hacia distintos aspectos del viaje (las relaciones, experiencias, etc.) entre dos grupos demográficos muy diferenciados: los millennials -nacidos entre 1982 y 2000- y los boomers -entre 1946 y 1964-. Por supuesto, ambos grupos viajan de formas muy diferentes, pero ¿es por pertenecer a ese grupo o, simplemente por tener edades distintas? Es decir, ¿viajarán los milennials dentro de 30 años como viajan ahora los boomers?

Reflexiones aparte, el informe se fija en estos dos grupos por ser de alguna forma dos de los más importantes para la industria del turismo en la actualidad. Los jóvenes, pertenecientes a la Generación Y, son ya los que forman el grueso de la clase trabajadora, lo que cambia en muchos sentidos el concepto de viajero de negocios: lejos de aquellos ejecutivos de los 90 (que todavía existen), de traje y maletín, que buscaban cierta privacidad a la hora de tener que trabajar en ruta; los milennials retan a los hoteles con sus horarios flexibles y la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar. Buscan espacios creativos y compartidos, algo que no era prioritario hace unos años.

El otro grupo es el de los jubilados, que crece a buen ritmo: según el informe, en 2023 habrá más de 1.000 millones de personas que tengan más de 60 años. A la hora de viajar, algo que hacen mucho porque no lo pudieron hacer de jóvenes, buscan más las facilidades y comodidad que la identificación (que es lo que quieren los millennials). Como es lógico, valoran más el poder hablar con personas a la hora de planificar un viaje que hacerlo todo online, aunque las diferencias no son tan marcadas como se podría pensar: un 67% de los boomers aseguran preferir llamar por teléfono a un hotel, pero un 56% de los millennials también.

Eso sí, lo que parece es que poco a poco vamos avanzando hacia un mundo en el que los viajeros pueden ser invisibles, al menos si deciden pernoctar en un hotel: invisibles porque no tienen que tener contacto humano con nadie. Reservan por Internet, hacen check-in y chec-out desde el móvil y ya han investigado antes qué es lo que quieren ver, así que no tienen que preguntar en recepción.

En contraste con esta actitud hacia los hoteles, lo cierto es que los millennials sí buscan el contacto humano en otros aspectos: quieren experiencias “auténticas”, poder lograr un conocimiento más profundo del lugar que conocen a través del contacto con la gente. Por eso, claro, los hoteles van perdiendo relevancia frente a opciones como Airbnb, que en muchos casos permite tener una mirada más directa sobre cómo se vive en ese destino (e incluso convivir con alguna familia local).

¿Con cuál de los grupos te sientes más identificado? ¿Cuántas diferencias crees que se deben a la evolución del mundo y la tecnología, y cuántas simplemente a la edad?

Foto de portada: smilla4

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.