¿Quieres dejar tu coche lo más limpio y posible pero recelas de los túneles de lavado o no quieres gastar demasiado dinero en la limpieza profesional? A continuación, detallamos diez consejos sencillos que te ayudarán a dejar el vehículo reluciente invirtiendo el menor dinero posible. Recuerda que circular con el coche limpio beneficia no solo a la higiene, sino a la seguridad y a la conservación del mismo.

Lo que necesitamos:

Si optamos por lavar nuestro coche a mano necesitamos, como condición indispensable, un sitio adecuado donde poder hacerlo, a ser posible con posibilidad de usar una manguera de agua a presión. En caso contrario, al menos debemos contar con dos cubos de agua de unos diez litros cada uno.

Usaremos además una manopla específica. De microfibra o de lana de cordero resultan el complemento ideal, en lugar de las tradicionales esponjas, para evitar pequeños arañazos en la pintura por partículas que puedan quedar alojadas en la esponja. Se venden en tiendas especializadas o en grandes superficies.

Necesitamos además el jabón, o champú, adecuado para automóviles. Básicamente uno que ofrezca buena lubricación para evitar rayones y que no sea agresivo con la pintura. También un producto especial para limpiar las llantas y una bayeta con la que secar el coche una vez lavado. Una vez más, la microfibra es la mejor opción por seguridad. Lo ideal es que pueda absorber la mayor cantidad de agua posible por lo que las de pelo largo resultan una buena opción.

Consejos:

1. Prelavado. Remoja todo el coche antes de comenzar a enjabonarlo y pon especial atención en las zonas más sucias. La idea es sacar la mayor suciedad posible para no tener problemas posteriormente con el guante de lavado. Empléate particularmente con las llantas.

2. Un cubo para el jabón y otro para el aclarado. La idea es tener un cubo de agua relativamente limpia para aclarar el guante constantemente y eliminar así cualquier tipo de residuo que se pueda quedar alojado en la palma y evitar arañazos.

3. El jabón justo. Demasiada espuma dificultará el aclarado así que usa el champú con mesura. Uno o dos tapones por cada diez litros de agua suele bastar.

4. De arriba abajo. Para empujar toda la suciedad hacia el suelo y sin ejercer demasiada presión sobre la chapa para evitar sustos.

5. Por partes. Trabaja por separado ruedas, carrocería, cristales y el interior del vehículo. Hasta que no hayas terminado una zona no pases a otra. Lo ideal es dejar las lunas para el final porque es posible que puedas mancharlas mientras limpias el salpicadero o los paneles laterales del interior.

6. Calor. No es recomendable el uso prolongado de agua caliente, aunque pueda eliminar la suciedad más enquistada, ni lavar el coche a la hora de mayor calor del día. Puede resentirse la carrocería y el jabón dejar manchas indeseadas.

7. Productos especiales. Sprays quitainsectos o cepillos especiales para llantas pueden ser las mejores armas para completar un lavado exhaustivo y evitar daños en la pintura.

8. Secado. Mejor con bayetas especiales que al aire, para evitar manchas que pueda ocasionar el agua o los productos de limpieza. Lo ideal es desplegar la bayeta y posarla en la carrocería hasta secar el agua. La capacidad absorbente del material consigue que el coche se seque sin necesidad de fricción y reduce, por tanto, el riesgo de daños.

9. La cera. Es una excelente idea para preservar la carrocería de agentes externos. Aplica el spray de cera cuando el coche esté completamente limpio y seco.

10. Aspiradora. Imprescindible para trabajar el interior. Aprovecha las distintas boquillas del aparato para llegar a todos los rincones y también a los circuitos de ventilación del coche. No olvides las alfombrillas y sacúdelas antes para eliminar los residuos de mayor tamaño.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.