La de Éric Carpentier y Pierre Pitoiset es la historia de una aventura. Estos dos franceses anotaron el Mundial de Brasil en su agenda pero con una motivación diferente a la del resto del mundo. Su reto era explorar las posibilidades del trabajo social a través del fútbol y para conseguirlo han atravesado el continente americano, desde Montreal hasta Brasil, en un viejo Citroën 2 CV tuneado como una pelota de fútbol. Toda una odisea que han culminado con éxito.

Desde que el icónico vehículo llegara en barco hasta Montreal y arrancara su travesía el 25 de febrero, Carpentier y Pitoiset han ido engarzando experiencias inolvidables hasta llegar a la Copa del Mundo. Nueva York, Atlanta, Nueva Orleans, México, Colombia, Chile… Cenas a la intemperie, mil problemas con el chasis e incluso con la dirección del intrépido 2 CV y la llegada ‘in extremis’, a quince minutos del comienzo de primer partido, a Brasil. Aventura con mayúsculas.

Carpentier explica en Infobae por qué eligieron el 2 CV, la legendaria “Cirila”, como era conocida en España: “Es universal, simpático, todo el mundo lo conoce. Entró en el imaginario colectivo. Esa popularidad se debe a que era un coche muy barato y se convirtió en el símbolo de las clases populares, al igual que el fútbol”.

22 276 kilómetros, 107 días, 6 horas y 47 minutos después, Carpentier y Pitoiset llegaron a su destino. Toda una odisea y desde luego una prueba de fuego para el 2 CV, que ha superado con altísima nota.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.