Cualquiera que haya conducido en algún país o región donde se circule «por el lado contrario», por la izquierda, habrá experimentado «el poder de la costumbre en la conducción». Tal vez también habrá indicado un cambio de carril con los limpiaparabrisas. Hacer ese cambio requiere un extra de atención y de precaución y siempre está la opción de «sencillamente» seguir a los demás. Pero, ¿qué sucede cuándo el cambio de lado lo hace todo un país, a la vez?

Eso fue lo que se hizo el Dagen H en Suecia. El día H (H de Högertrafik, «tráfico por la derecha» en sueco) tuvo lugar el 3 de septiembre de 1967. Ese día en Suecia se pasó de circular por la izquierda a circular por la höger, por la derecha.

No fue una tarea sencilla pero el cambio era necesario. Ni sencilla ni popular: cuarenta años de consultas previas a los ciudadanos había arrojado siempre el mismo resultado: más del 80 por ciento de los suecos votaba mantener la circulación por la izquierda.

Pero, preferencias de los ciudadanos aparte, la circulación por la izquierda en Suecia no tenia sentido práctico por varios motivos de peso. Para empezar, la industria sueca fabricaba coches con el volante a la izquierda. Así que los suecos en realidad conducían un gran número de coches con el volante a la izquierda. Eso sin contar los modelos importados directamente de otros países europeos o de EE UU. A los suecos les encantan los coches norteamericanos. Todos con el volante a la izquierda.

Se consideró que aquel hecho, conducir por la izquierda coches con volante a la izquierda, tenía una influencia apreciable en el número de accidentes frontales o semifrontales. En carreteras de doble sentido el conductor que conduce «por el otro lado» del coche tiene que «asomarse» al carril contrario para poder ver si viene alguien de frente. Y cuando por fin tiene visibilidad ya puede ser demasiado tarde.

Pero además Suecia era el único país nórdico en el que se conducía por la izquierda. Sus países vecinos y fronterizos, Noruega y Finlandia, se habían decantado ambos por la circulación por la derecha. En los inicios de la conducción, se circulaba por la izquierda o por la derecha indistintamente.

En España, por ejemplo, hacía 1930 en Madrid se circulaba por la izquierda y en Barcelona por la derecha, de modo que el cambio fue más progresivo y más local y a lo largo del tiempo.

Pero en Suecia, en 1967, el Dagen H, tuvo lugar de la noche a la mañana. Entre el sábado y el domingo. Durante varias horas se prohibió la circulación de vehículos en todo el país, de tal modo que 20.000 operarios pudieron cambiar todas las señales verticales y horizontales, las pintadas en las carretera y los semáforos.

Hubo que rehacer cruces, «mudar» algunas paradas de autobús de un lado de la calle al otro y abandonar de forma permanente buena parte de las rutas de tranvía. Garajes y estaciones de servicio también se vieron obligadas a adaptarse al cambio. Las carreteras suecas amanecieron con 130.000 letras H dibujadas en el suelo, a modo de recordatorio.

Dagen H, el día que todo un país cambio el sentido de la circulación

Un par de curiosidades recogidas en Dagen H: los coches y los faros de coche que se vendían en Suecia poco antes del cambio llevaban un adhesivo para la conversión del haz de luz. La pegatina llevaba el mensaje «no quitar antes del 3 de septiembre de 1967». Además, como entonces era común conducir con guantes, se usaban guantes de distinto color en cada mano, «para que los conductores tuvieran presente el cambio.»

En los días posteriores al cambio el número de accidentes de tráfico fue significativamente menor, ninguno de ellos mortal. Islandia aplicó el método sueco e hizo el mismo cambio un año después, en 1968.

Fotografía (DP) Jan Collsiöö.

Comentarios

Carlos Schusselin -

Me encantó el artículo, no conocía esta historia, me imagino el lío que se habrá armado los días siguientes al cambio.
Muy buena página, saludos desde Paraguay

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.