La próxima película dedicada a la Fórmula 1 se encuentra más cerca de su estreno. ‘Rush’ es una producción de Hollywood que narra la relación entre dos campeones del mundo: James Hunt y Niki Lauda. La relación entre ellos llegó a su culmen en la temporada de F1 de 1976, una temporada marcada por el aparatoso accidente de Niki Lauda en el Gran Premio de Alemania, y por la lucha por un título que se decidió en la última carrera de la forma más rocambolesca posible.

La temporada 1976 de la F1 es, quizás, una de las más dramáticas y, por tanto, una de las que mejor encajarían en un proyecto de factura hollywoodiense. Hay otras temporadas, pero esta, en la que James Hunt se hizo con el título por la escasa ventaja de un punto (hemos visto cosas muy similares recientemente, sin ir más lejos, 2007) reúne todas las características de una historia épica, que merece ser recordada.

Mitos de la F1, drama, glamour y traición

La Fórmula 1 es un deporte que levanta pasiones y tiene la mala costumbre de crear mitos,… y también mártires. Los años 70 eran peligrosos, los pilotos se jugaban la vida en cada curva y en cada recta, en cualquier circuito y en cualquier momento. Fue la época en la que se vieron los primeros esfuerzos serios por mejorar la seguridad de los pilotos, algo que en tiempos anteriores era anecdótico o, incluso, preocuparse por la integridad física era visto como un signo de debilidad.

Es muy pronto para juzgar una película que se va a estrenar en septiembre en Gran Bretaña, pero por lo de pronto, habrá que tomársela como lo que es: una ficción que, aunque basada en una historia real, no deja de ser un cuento hecho a medida de Hollywood. Sí que podemos ver retazos de lo que va a ser el producto final, más que nada porque ya hemos podido ver el tráiler de la película, pero lo que sí podemos hacer es leer y leer sobre la verdadera historia, esa en la que se basa el film de Ron Howard.

Por resumir vilmente, la rivalidad entre dos aspirantes a campeón es clásica en la Fórmula 1, no se entendería si no este deporte. En 1976, los dos gallos eran completamente opuestos: por un lado, Niki Lauda, campeón del mundo y una calculadora humana, frío, preciso y un as de la puesta a punto. Por otro, James Hunt, vividor, socarrón, gamberro, y rápido hasta la médula con un talento natural innegable, y la ausencia total de miedo a tener un accidente. Un torbellino.

La guerra psicológica entre ambos era del mismo calibre que la lucha en la pista, y durante la temporada se vivieron momentos de tensión como la descalificación de James Hunt en su Gran Premio, Gran Bretaña. Lauda, tras su gravísimo accidente, tardó solo 6 semanas en volver a competir (tras su accidente le llegaron a aplicar la extremaunción), y regresó en el Gran Premio de Italia firmando un impresionante cuarto puesto. La última carrera de la temporada tenía a James Hunt en una posición inmejorable, pues solo necesitaba ser cuarto para coronarse campeón.

La traición de Monte Fuji supondrá el punto culminante de la temporada: se dice que, dadas las peligrosas condiciones climatológicas, Lauda había acordado con el resto de pilotos que se retirarían tras la primera vuelta, en aras de la seguridad. Lauda cumplió con su parte, pero nadie le siguió. A la postre, Hunt llegó tercero a la meta y se coronó el campeón de 1976. Y es por esto, y otras cosas, por lo que estoy deseando ver más sobre la película.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.