Todos sabemos que hay cosas que no debemos hacer mientras conducimos, actividades como consultar el móvil que harán que nos distraigamos y pueden provocar una situación de peligro o un accidente (¡por algo está prohibido!). Pero ¿qué es lo más peligroso? ¿distrae más mirar un Whatsapp o contestar a una llamada? ¿hablar por teléfono sin manos libres o consultar una notificación?

Investigadores del Virginia Tech Transportation Institute se lo preguntaron también y decidieron realizar un estudio para comprobarlo. Publicaron los resultados el pasado mes de febrero en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences. ¿El enemigo número uno? Marcar un número de teléfono.

Llamar por teléfono, en concreto la actividad de marcar el número en el móvil, aumenta 12 veces las posibilidades de los conductores de tener un accidente.

También es muy peligroso leer o escribir mientras se conduce, algo que, según los resultados del estudio, hace que las posibilidades de accidente aumenten 10 veces. Alcanzar algún objeto (o intentarlo) que no sea el móvil está tercero en el ranking (aumento peligro 9 veces), seguido por enviar mensajes (6 veces), alcanzar el móvil (casi 5 veces), navegar por el teléfono y leer el correo (3 veces).

El estudio descubrió también que todos los conductores sufrieron alguna distracción en más de la mitad de los viajes, algo que por sí solo dobla las posibilidades de accidente. De hecho, en casi el 70% de los accidentes que examinaron las distracciones fueron culpables en alguna medida.

Por supuesto, ninguna distracción, por peligrosa que sea, se acerca al riesgo que supone conducir bajo los efectos de las drogas o el alcohol: esto aumenta 36 veces las posibilidades de sufrir un accidente. Conducir llorando o muy enfadado, por su parte, es tan peligroso como hacerlo leyendo o escribiendo.

¿Significa esto que debamos o podamos ser más permisivos con las actividades menos peligrosas? Para nada: cualquier tipo de distracción, por mínima que sea, ya dobla nuestras posibilidades de sufrir un accidente. La seguridad debería ser nuestro objetivo siempre que estemos al volante.

Via: The New York Times

Foto: reynaldodallin

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.