En España las autopistas y las autovías comparten numerosas características: ambas disponen de dos carriles (al menos) para cada sentido separadas por una mediana, en ambas la velocidad máxima es de 120 km/h (y velocidad mínima está limitada a 60 km/h), no se cruzan con otras vías, disponen de entradas y de salidas sin cruce y de arcenes. Además autovías y autopistas disponen de áreas de servicio a distancias máximas de, como mucho, dos horas circulando, y en general su uso está restringido a turismos, camiones, autobuses y motocicletas que sean capaces de alcanzar al menos los 60 km/h en llano. Ni las autovías ni las autopistas atraviesan núcleos urbanos, sino que los bordean a modo de vías de circunvalación.

Sin embargo hay una serie de diferencias técnicas por las que unas y otras se denominan de diferente manera, y un motivo diferencial de peso que es histórico: las autovías suelen tener su origen en antiguas carreteras que empezaron a reconvertirse en la década de los años de 1970 y de 1980. No siempre es así, pero es habitual que una autovía siga al menos parcialmente y para alguno de los dos sentidos el recorrido de una antigua carretera nacional.

Esto supone que las autovías pueden contar con ciertas limitaciones. Por ejemplo, pueden tener curvas con radios de giro más cerrados y mayores desniveles en las pendientes. También el ancho del arcén puede verse afectado y ser más estrecho en las autovías de lo que son en las autopistas.

Las longitudes de los carriles de salida y de incorporación pueden ser más cortos, y hasta no existir, en las autovías en comparación con la longitud mínimamente exigida para las autopistas. En algunos casos las autovías pueden contar con paradas de autobús en la propia vía y no la vía de servicio como sucede con las autopistas, dado que en las autovías no es obligatorio que exista una vía de servicio.

Sin embargo, las autovías más nuevas no suelen tener estas limitaciones en su mayor parte, por lo cual en la práctica y cada vez más la diferencia entre una autopista y una autovía de reciente construcción está más en su diseño original que en su función efectiva.

Otra diferencia relevante es que, en general, las autovías no son de peaje mientras que numerosas autopistas sí que lo son.

Fotografía: Caleb George.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.