Nuestros coches son capaces de hacer mucho más de lo que puede verse en las pantallas del salpicadero, aunque muchas veces se procura por diseño y usabilidad que esa información se reduzca al mínimo necesario para que la experiencia de conducción sea la ideal. Sin embargo, utilizando la información técnica que existe en los ordenadores de abordo hay quien puede preferir explorar nuevas posibilidades. Eso es lo que proporciona Mojio, una combinación de hardware y software que pretende «reinventar la experiencia de la conducción».


El invento es un ejemplo típico de cómo ampliar las miras: comienza por un pequeño dispositivo similar a un pendrive que se instala en el conector de diagnósticos ODB/EOBD que llevan todos los coches modernos – en Europa los fabricados después del 2000 (2003 en el caso de los diésel). Este dispositivo es el que puede leer la información en tiempo real que circula por la red interna de los ordenadores de abordo y transferirla al teléfono inteligente del conductor.

El objetivo de Mojio se resume en una frase: «hacer que conducir un coche sea como en los anuncios». Con esta idea y el software adecuado, que se descarga en una app para el móvil, se pueden ver los datos en tiempo real del vehículos (consumo, revoluciones, alertas de fallos, etcétera). Pero también se puede pagar en el parking, abrir la puerta del garaje o las luces de la casa – aunque todo depende de cuán conectados y automatizados estén todos esos aparatos, naturalmente. Parte de la estrategia es trabajar con los desarrolladores de software para que implementen sus ideas en la plataforma y cada vez sea capaz de llevar a cabo más tareas.

El dispositivo también cuenta con una conexión celular a la red de telefonía móvil, de modo que se puede saber por triangulación dónde está el vehículo en todo momento, por ejemplo en caso de robo. Unas funciones al estilo red social permiten comunicarse y compartir información –incluyendo la posición del vehículo– con los familiares y amigos. Y una aplicación de aparcamientos permite localizar plazas libres con comodidad. Por si fuera poco la app también genera resúmenes detallados de los viajes: distancia, consumo y coste, para archivar y utilizar cuando sea necesario.

Existen inventos similares que ofrecen características ligeramente diferentes: los que están más enfocados a los detalles más técnicos de la conducción o los que se concentran en el ahorro de combustible. El punto fuerte de Mojio es que combina un poco de todo y está abierto a que los desarrolladores incluyan también sus soluciones dentro de la app. Cuando salga a la venta para Estados Unidos en los próximos meses tendrá un precio de unos 150 dólares (unos 120 euros), que incluyen el primer año de servicio y luego entre 5 y 10 dólares al mes de cuota de conexión de datos móviles.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.