¿Qué hacen los mutantes cuando cruzan el umbral de su casa? ¿En qué supermercado compra Lobezno? Si al Capi se le dobla el escudo, busca en Google ¿el mejor taller para repararlo? ¿Están hartos de combatir el crimen a tortazos cuando llega el final de la jornada? ¿Juegan con su propio personaje cuando agarran el mando de la Play? Son dudas-chiste que me asaltan de vez en cuando y que ha resuelto de un brochazo el artista sueco Andreas Englund.

Englund lleva tiempo materializando un proyecto apasionante y delicioso para destapar la vida cotidiana de los superhombres. Nada que no haya hecho recientemente el talento de Frank Miller, la capacidad de Millar y Romita en los cómics de Kick-Ass o Jan en las imperecederas viñetas de Superlópez por la Rambla -por citar algunos ejemplos a vuelapluma-. Pero lo hace con una maestría indiscutible. Aging Superhero abre una ventana, hiperrealista e irónica, a la cara b de lo brillante.

La motivación moral la explica bien el escritor Philipp Windmüller en la web del creador. “Un día todos vamos a ser viejos y nos daremos cuenta que tenemos que reconocerlo y dejar de intentarlo con la misma fuerza. Ciertamente hay un superhéroe en cada uno de nosotros. Con esto en mente, debemos movilizar nuestros superpoderes y asegurarnos de no evitar la lucha interna contra nuestros años dorados.”

Puedes encontar y comprar muchas de las pinturas originales de Englund en su web. También sus trabajos como ediciones limitadas en distintos formatos.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.