Seguro que si el domingo pasado visteis el previo al Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, veríais a Antonio Lobato marcándose una prueba-demostración de seguridad en la que se “tiraba a la piscina” dentro de un utilitario. Todo ello, por supuesto, contando con la ayuda y presencia de los bomberos de la Comunidad de Madrid. La cuestión es que eso me recordó que tenía pendiente hacer una recopilación de ideas y de situaciones en las que podemos vernos involucrados si nos caemos con el coche a un río, lago o cualquier otra masa de agua lo suficientemente importante.

Lo primero, ojalá que no nos pase a nadie. Debe de ser una de las experiencias más desagradables del mundo. Y si nos pasa, que no tengamos acompañantes porque solo de pensarlo se me pone la piel de gallina. La clave básica para salir bien parados de una situación de este tipo es mantener la calma, pero ¿es eso fácil? Creo que no.

Mantener la calma cuando estás dentro de un coche con el agua al cuello, fría, probablemente en la oscuridad (de noche es más probable desorientarse y caer en sitios desconocidos), todos los consejos que se te puedan ofrecer parecen vagos recuerdos. El pánico es un rival muy astuto, que ataca con plenitud cuando estamos en el momento más bajo, así que cuenta con que, pasados unos momentos, puedes empezar a sentirte realmente mal.

Lo mejor: llevar siempre el cinturón de seguridad para no golpearnos cuando topemos con el agua, y tratar de salir lo antes posible. Esto es algo que no se suele decir, porque se razona que para abrir la puerta hay que esperar a que la presión se equilibre entre el interior y el exterior, pero eso es pasado un momento, cuando el agua empieza a entrar y el exterior hace más presión cada vez. Pero nada nos impide salir por patas cuando impactamos con el agua, ¡antes de que entre ni gota! El problema es si vamos acompañados, porque primero hay que asegurarse de que todo el mundo esté bien. Mantener la calma, de nuevo.

¿Abrir la puerta, abrir la ventanilla, romper un cristal?

Lo mejor que nos puede pasar es que podamos abrir la puerta nada más caer al agua. Si no es posible, lo segundo que podemos hacer es bajar la ventanilla antes de que el nivel del agua supere la ventanilla, ya que (1) entonces puede no abrirse, y (2) el mecanismo de elevalunas eléctrico puede dejar de funcionar. En ese momento lo más probable es que el agua entre a borbotones con mucha violencia, así que mantener el cinturón abrochado hasta el final es buena idea.

Romper la ventanilla va a ser más difícil de lo deseable a menos que llevemos una herramienta con la que poder golpear el cristal. Con las manos o con los pies, difícilmente podremos romper el cristal, y si lo hacemos podemos sufrir daños en los brazos y manos. La idea es que si podemos abrir la puerta antes de empezar a hundirnos, mejor; si podemos abrir la ventanilla antes de hundirnos de todo, mejor; si no funciona nada de eso, mantenemos la calma y la respiración y rompemos la ventanilla.

Con todo, lo más deseable es que jamás caigamos al agua, pero al parecer este tipo de incidente es más habitual de lo que parece. Pensemos que en España hay mucha costa, puertos deportivos, embalses, ríos,… y que los accidentes pueden producirse por múltiples causas, desde despistes, pasando por fallos mecánicos, errores de cálculo y, también, por imprudencias, alcohol o cualquier otro motivo.

Vía | Jalopnik
Foto | Thatisbueno

Comentarios

Johnc28 -

Because here is a list of multiplayer games is egbaeddddebc

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.