Vicente Pavia mantiene en Yuncos, a unos veinte minutos de Madrid, su Museo de coches de cine: en total hay expuestos más de cien coches que han aparecido en películas, series de televisión o anuncios. La exposición de Vicente es una de las más utilizadas en España —a veces también le requieren del extranjero— cuando los productores necesitan vehículos que coincidan con la época en la que se ambienta o desarrolla un rodaje.

La colección de Vicente consta de vehículos fabricados en Europa o EE UU desde los años 1920 hasta los años de 1980. Sus coches han participado en más de medio centenar de películas como Belle Époque, Camarón, Mortadelo y Filemon, Blada triste de trompeta, La Mula, Las Trece rosas, Un dia perfecto, Amar es para siempre o Lorca; y en series de televisión como Velvet o Las voces del Pamano, entre otras.

Coches y cine unidos en la Colección Vicente Pavia que se puede visitar en Yuncos

Precisamente a la miniserie Las voces del Pamano corresponde el Citroën 11 que se expone tal cual quedó después de que Vicente y su equipo lo tiraran por un barranco por exigencias del guión. El equipo utilizó en realidad dos modelos, el Citroën 11 del museo durante el rodaje y otro distinto para la secuencia del accidente. «El vehículo que se ve caer no es más que una carrocería vacía que trajimos de Francia», explica Vicente.

No muy lejos de esa maltrecha y abollada carrocería está el otro Citroën 11 «completo y funcionando, como lo están todos los coches de la colección excepto un par». El nombre «real» de este vehículo mítico es Citroën Traction Avant y fue un coche clave en el desarrollo del automóvil y en su popularización.

Presentado en 1934, el Citroën Tracción Avant se conoció en España como Citroën 11 o Ligero. Era un coche muy avanzado para su época por aspectos como la tracción delantera que le da nombre y la construcción de tipo autoportante en la que chasis y cabina son una misma pieza, en lugar de dos partes distintas atornilladas. Sendos principios junto con otras tecnologías adelantadas entonces por Citroën lo convirtieron en un coche ligero y fácil de conducir. La inmensa mayoría de los coches actuales tienen carrocería autoportante y tracción delantera, igual que aquel Citroën 11 de 1934.

Citroën Rosalie, 1932

Citroën Rosalie, 1932

Cuenta Vicente que tiene muchos más coches de cine sin exponer por falta de espacio. De momento el resto permanecen guardados en otra nave que no está abierta al público. Pero Vicente confía en ampliar el museo que actualmente ocupa la nave de un antigua planta para el procesado de pollos «para que todo el mundo pueda disfrutarla» y conocer a estos supervivientes de la historia del automóvil que además son estrellas del cine.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.