Es interesante revisar la galería de fotos que montó Dark Roasted Blend con coches conceptuales futuristas que no son los que acostumbramos a ver en las revistas, sino los que se publicaban en la década de los 70 y los 80. Observando esos diseños se pueden detectar algunos detalles que indican lo buenos o malos que somos a veces prediciendo el futuro.

Diseños como el Citroën Karin 1980, todavía absolutamente espectacular, pero quizá poco práctico, se presentaban influenciados sin duda por las películas de la ciencia-ficción de la época. Quizá por esa razón los controles del vehículo están llenos de gigantescos botones «físicos» de colores y lámparas de aviso de todo tipo, sin que la idea de las pantallas de vídeo, los botones táctiles o los asistentes por voz pasara por la imaginación de sus creadores.

Esta ausencia de las pantallas led que hoy son tan comunes en todo tipo de aparatos hacía que los indicadores principales usaran el famoso visualizador de siete segmentos (esos grandes números de barras luminosas con forma de «8»), por ejemplo para el velocímetro y otros paneles que pueden verse a simple vista. Los colores de las teclas tienen además el encanto de las calculadoras programables.

Los enormes cristales y curiosa forma semi-piramidal del Karin recuerdan un poco al Maserati Boomerang de 1972. En aquella época daba la sensación de que todos los coches tendrían enormes paneles acristalados, cosa que hoy en día se ve en muy pocos modelos – tal vez por seguridad, tal vez porque pesan más que la fibra de la carrocería. Del mismo modo, los bordes eran mucho más rectos y «agresivos»: ¿superarían estos vehículos las pruebas de túnel de viento hoy en día? Desde luego parece que lo tendrían un poco complicado, especialmente a altas velocidades. Y ni rastro de los navegadores/GPS.

Otro detalle muy curioso que pasa casi desapercibido: nadie pareció prever en estos modelos que los cinturones de seguridad serían obligatorios en el futuro; al menos en no se ven por ningún lado (por no hablar de los airbags). Y en el caso del Citroën Xenia de 1981 o el Buick de 1983 casi todos los botones de los panales de control son metálicos y acristalados, un poco con la estética de la época de los cajeros automáticos y los equipos de alta fidelidad, pero lejos de lo que ha demostrado ser más práctico. Pero quién sabe: las modas van y vienen así que… tal vez en unos años algunas de estas ideas acaben haciéndose realidad.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.