El vehículo conectado es una realidad actual, se trata de una nueva forma de ver y entender el vehículo y su relación con los usuarios. El coche ya no es ajeno a internet, a las redes sociales, al contenido en streaming… el coche quiere formar parte del universo digital trasladando hasta el conductor y sus acompañantes todo cuanto es posible realizar a través de un smartphone, tablet y ordenador personal.

Poco a poco, los fabricantes de automóviles comienzan a hablar de integración de dispositivos que actúen como modems o de mejoras en la vinculación con smartphones para tomar prestada la conexión a internet de éste. Esta puerta de acceso brinda una nueva forma de entender el infoentretenimiento a bordo, por lo que a priori, el nuevo mundo de contenidos es un todo ventajas.

El coche conectado que deja atrás las barreras físicas

Reinventando el transporte para soportar el doble de coches en 2035

El vehículo conectado, tal y como se está promoviendo su implantanción, contará con plena disposición para acceder a internet y todo cuanto ello ofrece. El acercamiento a los servicios en tiempo real es quizá el mejor aporte que se brindará a la conducción, contando con un servicio de mapas que nos permita desde guiarnos al restaurante mejor calificado por sus comensales, hasta comprar las entradas de cine estando ya de camino a la sala de proyección.

A su vez, los soportes de almacenamiento físico pretenden pasar a un tiempo pasado apoyándose en los servicios de contenido bajo demanda respaldados por la “nube”. No será necesaria una tarjeta de memoria, pen drive, disco duro, etc. Todo cuanto necesitemos en materia de contenidos digitales estará disponible vía streaming, ofreciendo una calidad y variedad difícil de imaginar de otro modo.

No podemos olvidarnos de la eficiencia y la seguridad en lo que pretende convertirse en una nueva red de redes. En un tráfico donde todos los vehículos estén conectados, todos y cada uno de los mismos tendrá pleno conocimiento de cuanto hacen el resto de usuarios. La predicción será entonces la herramienta más eficaz para hablar de seguridad y reducción del consumo de combustible al no existir factores imprevistos.

El vehículo y la red ¿Conectados o atrapados?

Los dilemas que son aplicables a internet y su ecosistema también gozarán de idéntica validez en el concepto de vehículo conectado. Hasta dónde llegará nuestra privacidad y la seguridad en el acceso son los grandes frentes en los que el vehículo conectado habrá de luchar para garantizar su implantación plena y satisfactoria.

Es inmenso el potencial que esconde la vinculación del tráfico rodado con una red única, pero la magnitud de sus riesgos es de proporciones igual de majestuosas. El camino de la industria es apostar por el concepto de conexión total entre vehículos e infraestructuras mediante los protocolos conocidos como V2V, Car2Car o Car-to-X.

Estos protocolos son los encargados de hacer posible que un vehículo sea capaz de interactuar con el semáforo al que se dirige para modificar nuestra conducción de cara a evitar tener que detenernos ante él y así ahorrar tiempo y combustible. Al mismo tiempo, un vehículo siniestrado será capaz de alertar al resto de usuarios de que ha sufrido un accidente, mejorando los servicios de rescate y disminuyendo el riesgo sobre el tráfico circundante. Y éstas, sólo serán algunas de sus muchas posibilidades.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.