Queridos, aunque pudierais pensar que he sucumbido al más insoportable de los narcisismos, nada más lejos de mis intenciones… esta vez.  Cuando hablo del  “plan pibón”, también conocido como “plan pibonazo”,  me estoy refiriendo a la sutil estrategia de Citroën de diseñar cada día coches más atractivos para que así, los pobres mortales caigamos rendidos y enamorados sin remedio. No sé si es lícito, desde un punto de vista moral, manipular de esta forma nuestros sentimientos, pero Citroën  lo hace de manera eficiente y efectiva y los que no somos víctimas fáciles de este tipo de maniobras claudicamos igualmente sin oponer resistencia.  Y si no, juzguen ustedes mismos

DS3 y Sylvie. Él, vestido de blanco y elegante gris oscuro y ella desvestida con abrigo de Elena Benarroch y bolso 2.55 de Chanel.

Y si dos es compañía,  el Citroën DS3 no es multitud.  Y menos, si es un DS3 THP (Turbo High Pressure) con 155 cv,  un modelo ideal para tener una aventura y abandonarte locamente a la pasión. Eso sí,  sin riesgos.

Por  suerte para vosotros estáis ante una persona que considera que la discreción no es una virtud sino un absoluto aburrimiento, así que aquí estoy, encantada de comenzar a relataros mi affair, sin tapujos ni falsos pudores.

Con mi DS3 recorrí más de mil kilómetros –más que muchos matrimonios- y nos lo pasamos bomba. Los dos, que conste, que él también tuvo lo suyo y eso sí que no puedo contarlo.

Sin más dilación, comienza la “DS3 HTP: Crónica de un amor anunciado”.

¿Flechazo a primera vista?

Nuestro primer encuentro fue toqueteando el maletero.  Si el DS3 os parece un coche pequeño, el maletero os sorprenderá  porque otros compañeros de su categoría con los que he estado, de gama muy similar y no me tiréis de la lengua que me dejo, tienen la mitad de cabida. Se agradece poder meter todos los cambalaches y maletas ahí dentro y no tener que ocupar los asientos traseros con el resto del equipaje por muy “ideal de la muerte” que éste sea.  Lo de ir llena de bultos en plan carromato que parece que estamos huyendo de un país en guerra, no queda nada chic aunque el bagage sea de la mismísima casa Louis Vuitton, os lo aseguro.

Maleta de cuero fin de semana, artesanía de Tanger (Marruecos), acompañada de bolsos Yves Saint Laurent, Fendi, Loewe y Chanel. ¡Y todavía sobra espacio!

Cuando os subís a un DS3 ya sabéis que no vais a pasar desapercibidos, eso lo hemos dejado claro desde el principio, porque muchas, muchísimas miradas se van a posar en vosotros y en vuestra carrocería. ¡Comprobado empíricamente! Saber que tiene este potencial para mí es un verdadero alivio. Ya no tendré que recurrir al método Greta Garbo cuando no atraiga miradas por la calle. O sea, encerrarte en casa y no volver a salir de ella salvo con los pies por delante. Con el DS3 tengo un paliativo menos drástico que me permitirá seguir acaparando giros de cuello por mucho tiempo. ¿No dicen que los coches son la prolongación de no sé qué en los hombres?  Pues algo será también en las mujeres.

En la mítica playa de La Lanzada con el no menos mítico DS3 y la mismísima Guardia Civil de Tráfico entre el público. Mi sonrisa va dirigida a ellos que también “me ponen” (multas sobre todo).

Llantas DS3, bonitas y deportivas con tapa de chevrones en el centro; piernas con zapatos Chanel, medias Calzedonia y falda de Poe para Parisienne.

Si queréis imprimir vuestro sello personal a las tapas, tenéis otros colores para escoger. Ya sabéis, en el DS3 todo es personalizable “hasta el infinito y más allá”.

En cuanto al aspecto exterior del habitáculo interior, igual de elegante, cuidado y atrayente que el resto.  De hecho, uno de los momentazos de este coche es su arranque.  El ruido del motor acompañado de la visión de todos los relojes del salpicadero en plena ebullición de colores es todo un espectáculo que me pone, y mucho, y estoy segura de que a vosotros también. Podréis comprobarlo en persona concertando una cita aquí, en esta especie de E-darling o Meetic automovilístico. Yo, por mi parte, prometo subsanar la omisión y traeros próximamente, a los más reticentes a las citas, un buen fotograma de ese instante.

¿A qué es bonito y deportivo? Pues imagináoslo con todo el luciferio, ¡mucho más divertido!

El asiento del piloto es cómodo y envolvente, como el sonido de su equipo de música.  Me sorprendió gratamente la interrupción del sonido de mi CD (sí, yo todavía los compro originales) con las noticias de la DGT sobre el estado de las carreteras sin ningún tipo de molestia por mi parte. No soy un hacha en avances tecnológicos y a lo mejor esto está inventado desde hace un cuarto de siglo (¡no creo!), pero chicos, en mi caso fue la primera vez y me quedé fascinada. Esto de ir conociendo la  Creative Technology es toda una aventura para mi.

Pedales de aluminio. ¿Qué si es fácil conducir con estos tacones? Definitivamente, ¡sí! Si se te engancha uno en la alfombrilla, lo desenganchas y listo, así de simple. Novatas en tacones y/o conducción, abstenerse.

En cuanto a la parte de atrás, no acostumbro cuando compro un coche a subirme a la parte trasera, ¡no lo he hecho jamás!  Uno. Porque siempre lo voy a conducir yo. Ni los coches ni las mujeres se deben prestar nunca a otro.  Dos.  Porque si van incómodos los de atrás, pues como que me da igual. Bastante privilegio tienen con que les lleve como para encima quejarse de algo. Así que no os puedo decir qué se siente en la parte de atrás (esto está empezando a sonar un poco raro), sólo transmitiros que sí tuve pasajeros y que no sólo no se quejaron sino que se quedaron encantadísimos con la experiencia.

Interior y exterior compiten en belleza y buenos acabados.

Con un DS3, sobre todo de estas características, podemos por fin llegar a erradicar esa costumbre, creo que española, corregidme si me equivoco, de  tener un coche de diario y otro para los domingos. El DS3 se desenvuelve perfectamente en todos los ambientes y circunstancias.

En el mundo del lujo, aprueba con nota.  Entre Mercedes, Audis, Lexus, BMW… se encontraba de maravilla y recibió, de hecho y de derecho, más de un piropo de alguno de sus propietarios. Y por cierto, muchas gracias por los que también recibí yo, pero señores casados, córtense un poco delante de sus queridas esposas. Que luego me tachan de provocadora y la que se lleva las ruedas pinchadas no son ustedes sino yo.

Sylvie y DS3 en el Gran Hotel de la Toja. Un rincón absolutamente maravilloso de esta isla gallega.

En el fantástico y lujoso Hotel Pazo de los Escudos, en Vigo (Pontevedra). Con katiuskas Gucci, jeans H & M, jersey de American Vintage y foulard de Beck Sonder Gaard.

En zonas boscosas y montañosas se mimetiza como un camaleón. Olvidaos del 4×4  y del resto de la tabla de multiplicar. Con vuestro DS3 no tendreis ningún problema para perderos por esos caminos de Dios de mullida hojarasca, ni tampoco para subir cordilleras con la potencia necesaria.

Sylvie y su DS3 entre joven arboleda y envuelta en kimono.

En ciudad, su hábitat natural, ¿qué os voy a contar? En ciudad está como pez en el agua. Tremendamente urbano, facilísimo de aparcar hasta para mi y lo suficientemente llamativo como para que, no sólo no sea objeto de pérdida, sino que destaque en la marasma de coches que circulan por las calles. Propósito cumplido a pesar de la feroz competencia  a la que se tiene que enfrentar.

Fotogramas de la web serie de Citroën “Días de Shopping”.

En el rural, pasa sin romper el encanto del paisaje. No estropea esas lindas postales de pueblecitos y además las adorna sin estridencias. Versátil, transforma su aire tremendamente urbano para adaptarse a un mundo bucólico, apacible y tranquilo.

Qué bien le quedan las tapas de las llantas a juego con el techo y los retrovisores.

En el Rally de Montecarlo, ¡¡triunfa!! ¡¡Muchísimas felicidades a Sebastien Loeb & Daniel Elena!! Piloto y copiloto de Citroën respectivamente. Si os interesa la crónica del rally pinchad aquí. Y si no, al menos disfrutad con esta imagen tan deportiva de su DS3 WRC.

En carretera. Un verdadero placer conducir el DS3 HTP, con su motor turbo que le confiere un gran punch (el reprise de toda la vida, vamos) en autopista y también en carreterilla secundaria que es dónde más falta hace para llevar a cabo adelantamientos seguros y sin sobresaltos.  Que parece que no lo necesitamos porque vamos siempre por carreteras de un solo sentido y varios carriles pero ¡no os confiéis!  El reprise sigue siendo muy necesario. Esas carreteras hay que repararlas y, cuando lo hacen, nos desvían a otros mundos de los cuales nos hemos olvidado pero que siguen existiendo. ¿Recordáis aquellas caravanas con un camión al frente y varios coches detrás de cuando éramos pequeños? Pues sí, todavía se conservan en nuestra red de carreteras mas vintage y cuando te ves involucrado en una, hay que salir de ella de forma rápida, fiable y sobre todo, segura para vosotros y para los que vienen de frente.

En cuanto al consumo, tema importante, durante nuestro romance paramos poco en gasolineras pero cuando paramos, de nuevo, exitazo y esta vez él me eclipsó totalmente. Que qué modelo tan bonito, que hace cuánto tiempo lo fabrican, qué menudo cambio en las líneas… Bueno, hablábamos del consumo. Lo siento pero vais a tener pocas oportunidades de ser piropeados en una gasolinera ya que las visitaréis no muy frecuentemente. Sólo un depósito desde la capi hasta el sur de Galicia. Todo un récord para un Turbo de gasolina y una pena “terrible” para las compañías petrolíferas.

Citroën DS3 & Plataforma Petrolífera. Una pareja moderna y muy independiente.

Y aquí cerramos la “DS3 HTP: Crónica de un amor anunciado” por ahora… Os iremos descubriendo más cositas que nos puede ofrecer un DS3 pero poco a poco.

En nuestro próximo encuentro nos iremos de fiesta de inauguración. No os lo perdáis porque seguro que hay algún cotilleo, coches bonitos y chic@s guap@s.

Hasta entonces, abrigaos bien, conducid por la senda correcta y sed muy felices.

¡Besos virtuales y sobre ruedas!

Sylvie Tartán.

 

Comentarios

yolanda -

Preciosidad de coche!!! Conociéndote, deben llevarte los demonios cada vez que le piropean a él y no a ti, jajajaja. Una crónica estupenda.

Jaime Fernandez -

Lo tuyo es puro sexy. Esa foto primera con el abrigo descolgándose es morbo total. De hecho he tenido que mirar dos veces para ver que detrás había un coche 🙂

Kitty -

Que ideal lo de las tapas de colores!! Pero más ideales los bolsos del maletero. También vienen con el coche??

Luis -

Querida Sylvie me sumo al comentario de Jaime Fernández y como hombre que soy, me ha hecho mucha gracia lo que dices de que “el coche es una cierta prolongación nuestra…”
Bravo tu humor y bravísimo el modelo DS3 HTP, tendría que venir contigo de serie y ya ¡sería la bomba!
Un abrazo.

Eva Blanco -

Sylvie, que forma más interesante para nosotras de leer algo sobre coches hasta el final y sin saltar ninguna línea, y además con ganas de saber más. Ha sido de lo más interesante lo que has contado, y a mi, aún gustándome los coches, nunca me había parado a leer esto en una revista de coches, de esta manera es muuuucho más ameno. Ya tengo ganas de saber más!

Vortex -

Bellísimo coche (sin desmerecer a la señorita de la que se ve acompañado el vehículo). Mi enhorabuena por este artículo.

PAX

Fernando Vazquez -

Genial como siempre Sylvie!!!!!! Me ha encantado el post. El título engancha!!!! Las fotos son una preciosidad y ella guapísima, como siempre ;))) Y los coches……. son una verdadera pasada, casi casi parecen naves espaciales, qué gozada!!!
Mil besos Sylvie!!!!! Enhorabuena!!!!! :)))

Fer

Nauj Sozap-Ladiv -

Precioso reportaje, querida Sylvie, de los mejores que te he leído. Me he reído mucho con tu característica y picante forma de relatar. Hermoso coche, bonitas fotos y fenomenalmente escogida la modelo…

Monsieur château -

Sylvie, te felicito por tu manera de conseguir engancharme a la pantalla y no poder separar la vista hasta terminar de leerte. Guapísima en todas las fotos, con ese estilo que te diferencia!!
El DS3, gran coche, pero mejor si detras de la rueda está la “Bloggera de moda”
Deseando leer el next one!!
Besiños

Sylvie Tartán -

¡Muchísimas gracias por todos los comentarios! Intentaremos hacer más fotos… a los coches, ¡ja, ja! ¡¡Un beso enorme y muy feliz fin de semana!!

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.