El futuro de la automoción está en los eléctricos, solo falta saber cuándo exactamente llegará ese futuro. La tecnología avanza rápido y ya hay cada vez más vehículos de este tipo por las calles, pero hay dos puntos clave que hacen que muchos conductores todavía no se decidan a hacer el cambio: la autonomía es todavía muy inferior a la ofrecida por los combustibles habituales a los que estamos acostumbrados, y no hay suficientes estaciones de recarga.

El primer tema irá mejorando poco a poco, conforme avance la tecnología. Mientras tanto, solucionar el segundo es clave para que los consumidores se decidan. Todos caímos en los smartphones porque los podemos cargar cada noche. Quizá si cargar un eléctrico fuese tan fácil como repostar en una gasolinera mucha más gente se animaría. En Estados Unidos, por ejemplo, muchas compañías están invirtiendo mucho en puntos de recarga para eléctricos para vender sus vehículos. Otras, no fabricantes, simplemente han visto un modelo de negocio extra en las “electrolineras”.

Es el caso de Volta, una startup de San Francisco que les ha dado una vuelta a los puntos de recarga para eléctricos, logrando un modelo de negocio que, si funciona, podría hacerlos muy atractivos para los conductores y aportarles bastantes beneficios.

La idea es una especie de evolución de cómo funcionan los servicios digitales, pero llevado al mundo analógico: cargar tu eléctrico en los puntos de Volta es totalmente gratis. ¿El truco? En los puntos de recarga se muestran anuncios. Es decir, tendrás una especie de “carga patrocinada por”. El anunciante pagará a Volta por estar en el punto de recarga y el conductor no tendrá que pagar nada. ¿No irías antes a una gasolinera gratis que a otra de pago?

Volta from Volta Charging on Vimeo.

Por supuesto, las similitudes con los modelos de publicidad online se acaban ahí y la idea es en realidad más tradicional de lo que parece a primera vista. Los conductores pueden ignorar los anuncios (nadie te obliga a estar mirando el punto de recarga, no son tan intrusivos como los anuncios de, por ejemplo, YouTube) y de hecho Volta no cobra a los anunciantes por usuario, sino simplemente por tener la publicidad allí. Los puntos de recarga se convierten en simples vallas publicitarias.

Scott Mercer, CEO de Volta, asegura que tener uno de estos puntos de recarga en tu negocio (porque hay que ponerlos en algún sitio, y de momento están en lugares como centros comerciales o parkings) tiene un coste cercano al cero. A cambio, atraerá a los conductores de eléctricos que quieran cargar de forma gratuita. Mientras el vehículo se alimenta, muchos conductores aprovecharán para dar una vuelta por el centro comercial y comprara algo.

De momento tienen ya más de 100 estaciones de recarga por distintos puntos del país y aseguran que están teniendo beneficios, lo que prueba el modelo de negocio. ¿Será esta idea la que haga que las electrolineras se hagan una visión común en todas las ciudades?

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.