De los muchos proyectos fotográficos que profesionales y aficionados de todo el mundo llevan a cabo durante semanas, meses o años en sus ratos muertos nos llega hoy esta auténtica joya: Bay Views, de Mark Lyon.

Se trata de una serie de fotografías «iguales pero diferentes» sobre el mundo del motor, pero donde los protagonistas ni siquiera son los coches, sino… los lavaderos de coches. Tal y como explica su autor:

“Esta serie examina la relación entre los lavaderos de coches al estilo autoservicio y los paisajes circundantes. En la función para la que se supone están diseñados estas zonas semiprivadas reemplazan a la entrada del garaje familiar en donde la gente suele dedicarse a devolver el brillo a sus coches. Estos espacios parecen aislados del exterior cuando se fotografían de noche junto con los fluctuantes ciclos de las señales y los semáforos del tráfico. Las variaciones en las condiciones climatológicas de las diferentes estaciones, así como el equilibro de la luz interior y exterior transforman estos espacios ubicuos en algo desconocido y poco familiar.”

En otras palabras: Lyon se ha dedicado a recorrer lavaderos de coches –que han de ser de tipo autoservicio– de las distintas zonas que frecuenta para fotografiarlos desde su interior, exactamente en el mismo ángulo y perspectiva. Pero además lo que cobra más relevancia para él son las vistas al exterior. Y todo esto además debe estar arropado por la noche. Si alguien quería una definición exacta y detallada de un proyecto fotográfico, ahí la tiene.

Es cierto que algunos automovilistas pueden llegar a desarrollar cierto apego por los lavaderos de coches; basta sacar el tema en cualquier conversación intrascendente. Personalmente recuerdo cómo en mi más tierna infancia conducir al «nuevo» túnel de lavado automático era todo diversión; ver los gigantescos cepillos desde la seguridad del interior del coche, casi una «aventura espacial». También recuerdo cuando había lavaderos donde cinco o seis operarios dejaban el coche reluciente. Con el tiempo llegaron los autolavados robóticos, la modalidad del autoservicio y los rifles de agua – diversión garantizada hoy en día. De cada uno de ellos guardo excelentes sensaciones. Difíciles de plasmar, eso es cierto, pero que en cierto modo una obra como la de Mark Lyon pueden rememorar como toda una serie de ruidos, humedades y olores a detergente industrial.

(Fotos: Mark Lyon, vía PDN Photo of the Day.)

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.