¿Cómo era nuestra vida antes del GPS? Nos cuesta ya recordarlo. Acumulábamos ediciones de mapas de carreteras, necesitábamos a un copiloto que supiese encontrar y seguir el camino sobre el papel y, sobre todo, recurríamos mucho más al saber de las personas locales. Parar y preguntar era de lo más normal, como también lo era perderse aunque siguiéramos las indicaciones al pie de la letra.

Una de esas personas que se perdió fue el ingeniero leonés Antonio Martín Santos en un viaje entre su ciudad y Jerez de la Frontera. Estábamos en 1955 y el GPS era algo que nadie podía imaginar, pero el ingeniero pensó que tenía que haber una forma más fácil de seguir los mapas mientras estamos conduciendo. Así nació el Auto Mapa, una especie de precursor de lo que serían, 50 años más tarde, los navegadores GPS.

¿Cómo funcionaba exactamente el artilugio? A primera vista, parece una especie de cámara de fotos en cuya pantalla se ve el mapa. Este va moviéndose conforme el coche avanza, mostrando siempre con una aguja el lugar en el que nos encontramos. Sin recurrir al satélite, claro. ¿Cómo?

automapa2

El funcionamiento del Auto Mapa, como explica José Antonio Aldasoro Martín, nieto del inventor, en un artículo, era muy sencillo: «unas cintas se desenrollan a partir de un carrete para enrollarse en otro; durante su recorrido pasan por delante de una entanilla, donde se ve el tramo de carretera por el que el vehículo discurre en ese momento». Para que lo que se mostraba en la ventanilla coincidiese con el lugar en el que estaba el coche, los carretes se movían en combinación con la transmisión de la velocidad del automóvil, como el cuentakilómetros.

La idea era colocar el artilugio en el salpicadero del coche, conectándolo por cable a la transmisión. Se colocaba el mapa del itinerario deseado y se ponía la aguja en el punto de partido. Estaba también pensado que muchos conductores querrían desviarse del camino (explorar algún pueblo, por ejemplo), por lo que era posible desconectar el Auto Mapa de forma muy sencilla.

Martín Santos creó el prototipo del Auto Mapa en un invierno, y después fue poco a poco puliendo detalles. Cuando estuvo contento con el aparato, lo patentó. Fue el 24 de noviembre de 1955. Además de en España, el aparato fue patentado en Portugal, Italia, Francia, Suiza, Reino Unido y la entonces República Federal Alemana. Logró también las patentes argentina y estadounidense.

El Auto Mapa ganó premios y despertó el interés de muchas empresas de automoción, pero finalmente quedó en nada: entre los problemas de financiación que hubo desde el principio y la repentina muerte del inventor en 1961, el Auto Mapa no salió nunca de la casilla de salida. ¿Qué habría pasado si hubiese salido adelante?

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.