Si eres observador, seguro que te has dado cuenta de que últimamente te cruzas con más coches con un piloto fundido. A lo mejor me equivoco, pero creo que de unos dos o tres años para aquí se han multiplicado los casos de luces fundidas, llegando a verse algún caso extremo en el que solo se vislumbra uno de los focos de posición, nada más.

No es que sean muchos más de lo habitual, es algo sutil, pero se nota. El caso es que en realidad las averías por dejadez en el correcto mantenimiento del coche han aumentado en los últimos tiempos, a pesar de que es recomendable efectuar ciertos chequeos habitualmente. Y sí, parece que la culpa es de la crisis económica; y no, las bombillas fundidas no son el mayor de los problemas.

La falta de mantenimiento en los coches provoca que hayan aumentado el último año las averías que tienen que ver con el desgaste de algunas de las piezas y sistemas más vulnerables a la falta de cuidados, como lo son la batería y el sistema de arranque, o los neumáticos. Los neumáticos, si no se mantienen en forma, no solo terminan durando menos kilómetros de lo deseable, sino que además nos ponen en peligro.

Más averías por dejadez en el mantenimiento

Así, según un reciente informe de AXA (aquí tenéis el informe completo en PDF), en 2013 las averías por estos motivos se incrementaron en un 13%, haciendo “salir” a la grúa un 8% de veces más de media. Por si pensamos que los aumentos no serán tan significativos, los problemas con la batería y el arranque aumentaron en un 12,3% en 2013, mientras que en cuestión de pinchazos o reventones de los neumáticos la subida fue de un 16,4%, y no son datos bajos.

Para no complicarnos la vida con números y más números, nos planteamos lo siguiente: ¿por qué ocurre esto? ¿Cómo nos dejamos llevar de tal forma que acabamos pidiendo una grúa porque no nos hemos preocupado de mantener la batería “sana”? ¿Por qué sufrimos un reventón por desgaste si observar los neumáticos puede ser cuestión de 5 segundos cada día?

En mi humilde opinión, esto nos pasa porque (hablando siempre en general, nunca en particular) tendemos a hacer oídos sordos, o más bien mirar hacia otro lado no vaya a ser que nos salga una avería. Incluso me arriesgo a pensar que todavía hay conductores que no llevan el coche a revisar lo básico (simplemente presiones y niveles) por temor a que “salga algo raro” y terminen afrontando una reparación. Puede que sea solo mi visión parcial.

La realidad es que hay más incidencias eléctricas, hay más problemas derivados de un mal mantenimiento de los neumáticos, hay más gente que tiene problemas con las llaves del coche… y todo ello no puede ser por casualidad. Si el motivo es ahorrar, desde aquí te recomendamos fervientemente que no arriesgues tu seguridad, ni la del los tuyos, por ahorrarte una posible factura.

Si se te funde un faro, reponlo; si tus neumáticos llegan al testigo de profundidad o los ves un poco maltrechos por el motivo que sea, cámbialos; revisa las presiones con regularidad,… Todo esto no cuesta más que tiempo la mayor parte de las veces, pero contribuye a tener nuestro coche como debe estar: en perfecto estado.

Vía | Europa Press

Foto: http://www.demartina.com/

Comentarios

Taller glp Madrid -

La gente no debería jugársela ahorrando en el mantenimiento de su coche, ya que luego, el arreglo de la avería, le va a salir mucho más cara.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.