Las zonas de frenado de emergencia son anexos a las carreteras de montaña y autopistas con fuertes pendientes: su función es la de servir como zona de escape y retención cuando un vehículo, un turismo o un camión, tiene algún problema con los frenos; por fatiga o sobrecalentamiento o por fallo técnico por ejemplo. Una cuna de grava y talud final se encargan de detener el vehículo de forma segura y efectiva dentro de que se trata de una situación de emergencia no exenta de riesgo.

En este vídeo del departamento de transporte de California se puede ver cómo un camión de gran tonelaje, de unas 35 toneladas, hace uso de una de estas zonas para el frenado de emergencia. A pesar de la velocidad y del peso del camión la zona de frenado cumple su cometido sin problema, deteniendo el camión en muy pocos metros. De hecho, como se puede ver, el camión recorre poco más de la mitad de la cuna. «La frenada es probablemente más efectiva de lo que podrían ser los frenos del camión aunque estuvieran en perfecto estado de funcionamiento», afirman en Road & Track.

En España las zonas de frenado de emergencia unos 100 metros de longitud y entre 4 y 5 metros de ancho con una pared de hormigón lateral que ayuda a contener el vehículo y lo encarrila hacia la grava. El lecho de grava tiene alrededor de medio metro de profundidad en su parte más honda, hacia el final. De ese modo la inercia del vehículo se disipa progresivamente conforme se va hundiendo, suavizando así la deceleración. Por si acaso al final de la cuna hay un montículo de arena a modo de última barrera.

Eso sí, lo más probable es que después de hacer uso de una de estas zonas de frenado de emergencia el vehículo tenga que pasar por el taller para algo más que revisar los frenos.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.