¿Qué hacer cuando te quedas sin batería en el coche? Puede que te hayas dejado las luces encendidas, los niños hayan estado jugando con las lámparas interiores o que el frío invierno haya hecho de las suyas si no has movido el vehículo en semanas. En cualquier caso es una situación relativamente corriente. Las opciones en esas situaciones pasan por desmontar la batería y llevarla a un taller a cargar –aunque muchas veces no es tan trivial como parece– o llamar a un servicio de ayuda.

Pero, ¿quién quiere llamar a un experto cuando puede hacerlo por sí mismo con unos cables con pinzas? Al menos eso opinan en The Art of Manliness, una web donde con cierto humor explican cómo «los hombres rudos» (generalmente con mostacho) resuelven estas situaciones. Y como de todo se aprende, ahí va la lista de consejos al respecto, sazonados también con la sabiduría de la Wikipedia. Si tienes necesidad de llevar a cabo esta operación también puede que quieras consultar el manual de tu vehículo: muchos llevan explicado paso-a-paso el procedimiento.

Lo primero es conseguir un cable de arranque que lleve pinzas de cocodrilo. Estos cables rojo/negro son especiales –¡no sirve cualquier cable!– porque resisten la gran intensidad que sale de la batería de un coche; además las pinzas permiten enganchar correctamente los bornes y partes metálicas durante el proceso. Si no tienes un cable adecuado, olvídate, so pena de recibir chispazos o quemar algo. Truco: es fácil conseguir cables en gasolineras, aparcamientos o pedirlos prestados a otros conductores; mucha gente tiene unos y estará encantada de ayudarte.

Aparca los coches uno junto al otro; normalmente todos llevan la batería en la parte delantera, aunque algunos modelos lo llevan detrás. Coloca o gira los vehículos a una posición adecuada para que los cables de arranque lleguen cómodamente de batería a batería. Frena y asegura bien los coches y los capós que tengas que levantar.

  1. Deja ambos coches apagados inicialmente.
  2. Cable rojo: primero conecta el cable rojo al borne o terminal positivo (+) de la batería descargada que no funciona.
  3. Cable rojo: a continuación conecta el otro extremo del cable al borne positivo (+) del coche que tiene la batería buena y cargada.
  4. Cable negro: primero conecta el cable negro en el borne negativo (-) de la batería buena y cargada. Cuidado con el otro extremo del cable negro: que no toque nada.
  5. Cable negro: evita la tentación de conectar el otro extremo al borne negativo de la otra batería directamente. Esto es porque para evitar problemas los expertos recomiendan conectar la pinza de cocodrilo negra en cualquier zona metálica del coche con la batería buena. Encontrarás muchas piezas de ese estilo –bastidor, chasis, bloque motor– bajo el capó (en algunos manuales de ciertos vehículos vienen incluso indicadas). Procura que sea de las que no lleva pintura.
  6. Arranca el coche que tiene la batería buena y déjalo funcionar unos dos o tres minutos. Esto básicamente irá cargando la batería agotada.
  7. Arranca el coche que tiene la batería descargada. ¡Funcionó!

Para desmontar todo el cableado hay que hacerlo también con cuidado pero exactamente al revés: primero el cable negro conectado a la pieza metálica, luego el borne negativo de la batería buena; después el cable rojo, empezando por la pinza de la batería buena y finalmente la de la batería que se había agotado.

Basta darse una vuelta por el barrio con el coche recién «arreglado» para que la dinamo recargue la batería lo suficiente como para recuperar su carga normal

Si con este método no consigues que la batería estropeada se recargue entonces llévalo al servicio técnico: es probable que esté estropeada por alguna otra razón y que no se pueda recargar tan fácilmente y tal vez haya que reemplazarla por otra.

{Foto: The Mid-Day Jump-Start (CC) Al Ibrahim}

Comentarios

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.