La conducción eficiente es muy útil a la hora de ahorrar combustible. De hecho se estima que se puede reducir el consumo, en media, hasta en un 15%, o lo que es lo mismo, ahorrar 15 euros de cada 100. Si consumimos una media de 6,66 litros cada 100 kilómetros nos ahorraremos un litro cada 100 kilómetros. ¿Necesitas más datos para convencerte de que es bueno plantearse conducir de forma eficiente?

Ya vimos que la conducción eficiente es lo mejor que podemos hacer para contribuir a salvar el planeta, ahorrar a nuestra economía doméstica, y de propina practicar una conducción más segura. La conducción eficiente es una forma de conducir de forma relajada, sin prisas, anticipándose a lo que suceda a nuestro alrededor, conociendo el coche y tiene las ventajas que ya hemos comentado. A muchas personas les puede parecer extraño “forzar” una marcha superior sin revolucionar suficiente el coche, pero es que los motores han evolucionado, y mucho.

¿Qué hacer para ahorrar combustible?

El decálogo de la conducción eficiente es sencillo, lo difícil a veces es adaptarse y empezar a practicarlo de forma automática. Hace falta un poco de adaptación, pero en cuanto empieces a ver cómo ahorras un litro a los 100, empezarás a verle el sentido y el cuerpo te pedirá ser más eficiente. Hay para quien es un juego, un reto cada vez que se pone en carretera, como para un servidor.

  1. Arrancar sin pisar el acelerador. Eso pertenece al pasado. Se puede salir inmediatamente si eres gasolina, espera unos segundos si eres diésel. Bonus: pisa a fondo el embrague para cuidar más la mecánica.
  2. La primera marcha “quema”: cambia inmediatamente a segunda, en el momento en que sepas que no se va a calar el motor.
  3. Se recomienda cambiar a una marcha superior lo antes posible. Una referencia es, para gasolina entre 2000 y 2500 rpm, y para diésel 500 rpm menos: entre 1500 y 2000.
  4. Llevar engranada siempre la marcha más alta posible. Esto no significa que, si lo necesitamos, no hagamos una reducción para no quedarnos “secos”.
  5. Variar la velocidad de crucero es el mal. Mantener una velocidad lo más constante posible, sin acelerones no frenazos, es clave para la conducción eficiente y ayuda a bajar los consumos al mínimo.
  6. Frenar es decelerar suavemente. No hace falta ser Fernando Alonso apurando la frenada. Casi siempre podemos levantar el pie y retener, frenar suavemente y reducir las marchas lo más tarde posible.
  7. Si podemos parar el coche sin reducir marchas, mejor, pero ojo, a veces la reducción es más segura y ayuda (en bajadas).
  8. Si paramos más de un minuto, lo mejor es apagar el motor. ¿Por qué si no se inventó el Stat&Stop?
  9. Anticiparse es seguro y barato. En carretera podemos viajar con espacio suficiente entre nosotros y el coche que nos precede. Ese espacio es tiempo, al final, que ganamos para anticipar una maniobra, mantener la velocidad constante y gastar muy poco combustible.
  10. La propina, de valor incalculable, es que con esta conducción estaremos más seguros en carretera. Son todo ventajas.

En carretera, y aún más en vacaciones, no hace falta para nada la prisa. Aprovecha estas vacaciones para poner en práctica estos consejos, disfruta del viaje, pues es mucho más importante que llegar el primero, y de paso ahorra unos euros que luego puedes invertir, por ejemplo, en un aperitivo extra. Lo que sea, lo importante es que con la conducción eficiente se ahorra dinero de verdad.

Comentarios

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.