¡Por fin! Tras meses y meses que te parecieron eternos, el verano está aquí y tus vacaciones a la vuelta de la esquina. Lo tienes ya todo planeado —o no, si eres de las personas que prefieren lanzarse a la carretera y dejarse sorprender—: adónde irás, dónde dormirás, las cosas que quieres ver… Ya solo te falta el último paso antes de subirte al coche (o al avión o al tren): hacer la maleta. ¿Te provoca un estrés con el que no quieres empezar tus vacaciones?

Es normal. Aunque tengamos claro que lo único imprescindible a la hora de viajar es el DNI o pasaporte, una tarjeta de crédito o forma de tener dinero al estar fuera y cosas como medicación en los casos en los que sea necesario, todos nos enfrentamos a la maleta vacía como si fuésemos a viajar a un lugar en el que toda nuestra subsistencia dependerá de ella. ¿Cómo salir de casa seguros de que nuestra maleta tiene todo lo que necesitamos? Aquí van algunos consejos para este verano:

1. Mira el tiempo. Asegúrate de que en ese destino de playa va a hacer el calor que esperas consultando la predicción meteorológica. Esto te ayudará a llevar la ropa más adecuada y no pasar frío o calor simplemente por no haber mirado el pronóstico. Por supuesto, en último caso puedes comprar la ropa que te haga falta, pero mejor si ya vamos preparados de casa.

2. Enrolla la ropa. En cuanto lo descubrimos, todos lo hacemos: la ropa ocupa más (y se arruga más) doblada que enrollada. Otra opción es aplicar el método Kon Mari de doblar la ropa al hacer la maleta (no tienes que leer todo el libro, solo esa función): para el armario no es lo más cómodo, pero es bastante milagroso cuando estás preparando un viaje y el espacio de la maleta es limitado.

3. Evita accidentes con el champú. O con el gel o cualquier otro líquido o semilíquido que lleves. ¡Nadie quiere llegar a su destino y descubrir que toda su ropa está cubierta en crema solar! ¿Cómo evitar estos accidentes? Puedes usar recipientes de viaje especialmente diseñados, meter todos los productos en bolsitas o usar el clásico método de poner plástico entre la apertura y la tapa.

4. Añade un par de bolsas. Da igual el material (tela, plástico, etc.), son siempre muy prácticas y además no ocupan. Te servirán para cosas como ir guardando la ropa sucia, meter calzado en la maleta o simplemente mantener separado cualquier elemento que prefieras no mezclar con el resto.

5. Haz una lista y sigue un orden. Divide las cosas que quieres llevar por categorías: ropa (vete apuntándola de dentro —ropa interior— a fuera —abrigos—), baño, electrónica, etc. Cuando tengas la lista bien hecha, vete tachando los elementos solo conforme los vas metiendo en la maleta.

6. Recuerda que siempre puedes lavar la ropa. Para viajes de una semana o más, no es necesario llevar algo distinto para cada día: muchos hoteles tienen servicio de lavandería, hay apartamentos con lavadora y ya casi siempre hay lavanderías en las ciudades. Si no tienes acceso a una lavadora, puedes lavar algunas prendas a mano.

7. Pon el peso al fondo. Especialmente útil si llevas maleta con ruedas: el peso en la parte baja de la maleta ayudará a que ruede mejor y sea más fácil de transportar.

8. Relájate. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Si tienes DNI, dinero y un móvil (¡no olvides el cargador!) podrás salir victorioso de cualquier situación. Es un rollo haberse olvidado el bañador justo cuando tu destino es la playa, pero el problema tiene fácil solución: entrar en cualquier tienda y comprar uno nuevo.

Foto: Kasia Serbin

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.