Aunque no nos guste, el verano está ya a punto de acabar. Decimos adiós a agosto y saludamos a septiembre con sentimientos encontrados. La emoción ante lo nuevo (los estudios dicen que septiembre es el momento de cambiar de hábitos y no enero) se mezcla con la nostalgia de los largos días de verano que vemos que poco a poco van quedando atrás. Días en los que hemos sido un poco más libres, hemos estado más al aire libre y en la naturaleza, hemos llevado a nuestro Citroën a todas nuestras excursiones.

Uno de los resultados de estos viajes, hayan sido largos o cortos, es un coche algo más sucio, que además ha hecho trayectos más largos de lo normal, ha pasado muchas horas al sol, se ha visto expuesto a elementos como la arena o la brisa marina… ¿Cómo asegurarnos de que nuestro coche empieza el otoño en perfectas condiciones? Aquí van unos cuantos consejos para su puesta a punto tras el periodo estival:

  1. Limpieza a fondo. Y la limpieza debe ser tanto del exterior como del interior del vehículo. La arena, la humedad y la sal, a los que es posible que tu coche haya estado expuesto, son elementos muy corrosivos, así que lo mejor es eliminarlos cuanto antes. Puedes hacer la limpieza tú mismo o decidir que “una vez al año no hace daño” y ponerla en manos de un profesional. Valdrá la pena.
  2. Revisa los frenos. El calor puede provocar el efecto “fading”, que haya que pisar más el pedal de freno para notar su efecto, además de dañar el sistema con el paso del tiempo. Ya que hay que revisar los frenos con cierta regularidad, aprovecha ahora: te asegurarás de que el verano no ha tenido ningún efecto negativo, de que tus frenos están en buen estado y, en caso de que haya que reparar algo, saldrás mucho más seguro del garaje.
  3. Revisa los líquidos. Es fácil relajarse al volver de viaje. Antes de salir siempre nos aseguramos de que esté todo a punto, revisamos los niveles de aceite y agua, nos aseguramos de que todo va a ir bien… Al volver, en cambio, bajamos la guardia. ¿Para qué revisar si solo vamos a hacer los trayectos rutinarios y además ya lo pusimos todo bien hace un mes? Error. Es muy probable que con los viajes y el calor los líquidos hayan bajado más rápido de lo normal, así que lo mejor es revisarlos. Lo mismo ocurre con el sistema de refrigeración.
  4. No olvides las ruedas. Ay, los neumáticos, esos grandes olvidados que solo recordamos cuando notamos algún problema o cuando de pronto tenemos esa iluminación de preguntarnos si no os deberíamos haber revisado o incluso cambiado hace ya unos meses. Si has hecho viajes, el sobrepeso del equipaje puede hacer que los neumáticos pierdan presión, lo que aumentará el consumo de gasolina. Además de poner la presión a punto, fíjate en las rodaduras y el desgaste. Podría ser el momento de un cambio.
  5. Asegúrate de que las escobillas del limpiaparabrisas están bien. Las altas temperaturas y el sol suelen ser bastante perjudiciales para la goma del limpiaparabrisas, algo que hará que cuando llueva no cumplan su función al cien por cien. No esperes a las primeras lluvias: pruébalas y asegúrate de que limpian todas las zonas, no manchan o empañan, ni hacen ruidos raros. Si algo de esto pasa, plantéate cambiarlas.
  6. Limpia a fondo el maletero. Si en tu limpieza a fondo te olvidaste del lugar en el que has guardado maletas, toallas y hasta bicis, ocúpate de él ahora. Vacía el maletero por completo y límpialo para que no queden residuos, arena o polvo. Después, en vez de volver a llenarlo con lo que tenía, piensa qué cosas son de verdad imprescindibles y coloca solo esas.

Vía | Consumer
F
oto | Marcelo Campi

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.