La Semana Santa se acerca y con ella esas preciadas pequeñas vacaciones en las que mucha gente aprovecha para hacerse un viajecito. Quizá a visitar familia en algún lugar que ya conoces, quizá a descubrir algún punto de la Península que todavía no has explorado, quizá algún destino europeo. Pero las ganas de viajar muchas veces se mezclan con cierta pereza ante lo que se tiene por delante: horas de atasco si se va en coche, de esperar en aeropuertos, de hacer colas con otros turistas, de estresarse ante la apretada agenda que has planeado para verlo todo… ¿de verdad vale la pena viajar así?

Los seguidores del movimiento slow travel opinan que no. Ya sabes por dónde va esto: ahora que el mundo es cada vez más rápido, en el que tenemos cada vez menos tiempo, los movimientos slow (despacio) reivindican volver a tomarse las cosas con calma y poder así disfrutarlas de verdad. Desde la comida (slow food), hasta la moda (slow fashion), pasando, cómo no, por los viajes. ¿Quieres que tu escapada de Semana Santa sea diferente? Estas son las 5 claves del slow travel:

1. Más tiempo, menos lugares. Seguro que la situación te resulta familiar: un viaje de cuatro días en el que visitas cuatro ciudades diferentes, o un viaje en el que tienes todo tan planeado con todas las cosas que hay que ver o hacer que vuelves a casa cansado y frustrado por lo que se ha tenido que quedar fuera. El slow travel defiende lo contrario: pasar más tiempo en menos lugares, llegar a conocer una ciudad en profundidad (¡o un barrio!), que te empiecen a sonar las caras, empezar a reconocer sonidos y olores.

2. Conecta con la comunidad. ¿De hotel a hotel y tiro porque me toca? ¡Ni hablar! En el slow travel se busca salir a la calle y sumergirse en la vida de los locales del lugar en el que estemos. Habla con tu camarero, con la recepcionista del hotel u hostal, con la señora del mercado. Ve a los sitios a los que van ellos, entiende su modo de vida.

3. Crea una rutina. Vale, quizá en los cuatro días que tienes libres en Semana Santa sea difícil llegar a tener una rutina, pero inténtalo. Al pasar más tiempo en menos lugares y llegar a conocer el sitio con mayor profundidad lo normal es que empieces a tener favoritos. Un café perfecto, un recorrido que te relaja, la mejor pizza del barrio, etc.

4. Tira la guía. Es difícil relajarse en un mismo sitio si tienes al lado una guía de viajes con un montón de actividades “imprescindibles”, lugares que “debes” ver, y museos que necesitas visitar. Deshazte de la guía. Estás conociendo el lugar de forma mucho más profunda y visitando rincones que posiblemente no aparezcan (otro sí estarán, claro). Lo importante es que el viaje y el proceso de descubrimiento sea espontáneo y no guiado.

5. Recuerda: el slow travel es un estado mental. “¿Cómo voy a hacer todo esto si ya tengo el viaje planeado?”, te preguntas. No te preocupes: lo más importante del slow travel no es lo que hagas o dejes de hacer, sino tu actitud hacia el viaje. Está bien que tengas todo planeado, pero intenta ser flexible. ¿Estás demasiado cansado? ¿No vas a llegar a tiempo? Borra uno de los planes de la agenda y no te sientas culpable. Relájate al aire libre, toma algo en una terracita cercana, absorbe todo lo que estás viendo, probando, tocando, oyendo u oliendo. Este es, al fin y al cabo, el secreto del slow travel.

¿Intentarás tener una actitud más slow ante tus vacaciones de Semana Santa? ¿Adónde vas a ir?

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.