Hay carreteras por las que conducir es un placer simplemente por lo especiales que son: rodeadas de naturaleza y vistas fantásticas, curiosas por su trazado, con características que hacen que conducir por ellas sea un reto, pero también algo muy satisfactorio. Están las que siempre salen en las listas y está el resto, esas que todavía no han sido descubiertas por los medios de comunicación especializados en viajes.

En The Guardian hicieron hace poco una lista de carreteras rodeadas de grandes paisajes de las que posiblemente muy poca gente haya oído hablar. Y, efectivamente, no está la costa amalfitana, ni la Atlantic Road noruega, ni la Great Ocean Road australiana, ni ninguna de las de siempre. Están otras que no tienen nada que envidiar a las más famosas. Estas son nuestras 5 favoritas:

Carreteras de Irohazaka (Japón)

Son dos carreteras, construidas en 1954 y 1965 respectivamente, que además de bonitas son especiales por otra razón: su nombre hace referencia al alfabeto japonés (I-ro-ha son las primeras tres letras, zaka significa cuesta o pendiente) y ambas tienen 48 curvas cerradas… ¡una por letra del afabeto! Una carretera es de subida y la otra de bajada y el bosque que las rodea hace que todo sea incluso más bonito.

Vieja carretera de montaña de Strynefjell (Noruega)

Foto: G.Lanting

Foto: G.Lanting

Noruega es uno de esos lugares con paisajes que parecen sacados de un cuento épico, por lo que es un poco injusto que todo el mundo se quede siempre solo con la Carretera Atlántica. La carretera de Strynefjell, construida hace un siglo, está considerada una obra maestra de la ingeniería y durante muchos años fue la única conexión entre el este y el oeste del país.

The Loneliest Road (Nevada, Estados Unidos)

Cuando en los 80 la revista Life llamó a este tramo de laRuta 50 de Estados Unidos la “carretera más solitaria de América”, no lo decía como algo bueno, pero el Estado de Nevada fue más listo y decidió usarlo para atraer turistas. Conducir por esta carretera rectísima que atraviesa valles y desiertos en los que toda civilización parece estar lejos es una de esas experiencias que hay que tener una vez en la vida.

Costa de los Esqueletos (Namibia)

La C34 te lleva por la desértica Costa de los Esqueletos, uno de los lugares más solitarios por los que puedes conducir. Como el clima es bastante inhóspito nadie vive (ni casi pasa) por ahí. Lo que sí verás son restos de barcos y botes naufragados que fueron arrastrados hasta la arena.

Carretera de Serra do Rio do Rastro (Brasil)

Esta carretera en zigzag al sur de Brasil, la SC-438, te obligará a ir muy despacio y a parar cada poco para admirar el paisaje. Verás cataratas, atravesarás cañones, estarás rodeado de montañas. En lo más alto, 1.459 metros sobre el nivel del mar, podrás hasta ver el océano Atlántico, a unos 100 km de distancia.

Foto destacada: Sandro Rodrigues

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.