El vídeo de arriba sería un buen ejemplo de cómo la conducción preventiva evita lo que podría haberse convertido en una desgracia: el conductor del vehículo inicia la frenada antes de que el niño invada la calzada porque lo ve venir y se anticipa a su recorrido gracias a que está prestando atención a la carretera y a lo que sucede cerca de ella. Además mantiene una velocidad adecuada a las circunstancias y al tipo de vía, lo que le permite mantener su vehículo bajo control. Tampoco circula pegado a ningún vehículo por lo que domina su espacio.

Precisamente, tal y como se explica en la serie Conducción preventiva del blog Circula Seguro, la conducción preventiva se basa en tres premisas fundamentales: la observación, la anticipación y el dominio de nuestro espacio.

Los conductores que aparecen en el vídeo más que evitar una posible desgracia en el último momento minimizan enormemente las probabilidades de que suceda al reducir al máximo las circunstancias que, en suma, sí podrían dar lugar a la tragedia.

Manteniendo bajo control todo lo que depende del conductor supone que cuando el niño —que es la única variable del escenario que no está bajo el control de los conductores— se cruza delante de ellos la única consecuencia es que a su madre le da un vuelco en el corazón — y que probablemente el niño se llevó una buena reprimenda.

Josep Camós resume perfectamente qué es es la conducción preventiva,

Llevar a cabo una conducción preventiva supone creer firmemente en la Ley de Murphy, esa que afirma que si algo tiene posibilidades de salir mal, saldrá mal. No es una cuestión de pesimismo, sino simplemente de tener claro que más vale prevenir que lamentar, que nadie es perfecto y que el factor sorpresa es un enemigo irreconciliable de la seguridad vial. Por eso, hay que saber observar, aprender de lo que observamos para anticiparnos a los problemas, y disponer en todo momento de un escenario que nos permita actuar en caso necesario.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.